Ajo Macho

Categoría:
Disponibilidad

Hay existencias

2,00

Talismán de buena suerte, alejar las malas energías y atraer la prosperidad y la abundancia.

Disponibilidad

Hay existencias

Ajo Macho

Hoy en día tiene muchos usos en el mundo esotérico. El Ajo Macho es considerado un talismán de buena suerte y se pone en el monedero para atraer el dinero o se coloca detrás de la puertas de las casas o negocios para alejar las malas energías y atraer la prosperidad y la abundancia. También tiene virtudes para contrarrestar efectos magnéticos.

 

Ritual con el Ajo Macho

Colocar un ajo en la palma de la mano derecha y mirarlo mientras le dices:

A ti Ajo Macho, que me liberas de las envidias, de los males de ojo, de las brujerías, de las hechicerías, de mis enemigos, de las enfermedades y de la pobreza, te invoco y te pido cargues con energía positiva éste que está en mi mano para que me proteja del mal en general, me brinde salud, suerte y felicidad.

A ti fruto de la naturaleza y a los elementos os pido que trabajéis conjuntamente para mi,y que mi petición sea escuchada y atendida. Que así se cumpla.

Este tipo de ritual o petición se puede hacer cada vez que tengamos o queramos conseguir algo.

 

El ajo macho para la suerte y el dinero

El ajo macho se ha usado mucho como presente para traer suerte y protección al hogar, por lo que es habitual tener algunos de ellos en la entrada de nuestra casa o colgados detrás de la puerta. Su acción protectora se traduce en aumento de las buenas energías y la prosperidad del hogar. Así mimos, si quieres, puedes poner un ajo macho dentro dentro de la billetera, monedero o cartera para que la economía fluya como es debido. Hay incluso quien lleva el ajo macho en el bolsillo del pantalón, en la chaqueta o en el bolso.

 

Protección de la pareja con el ajo macho

Al ser tan buen protector se usa también en rituales para proteger a una pareja de influencias negativas. Para ello, coge una foto de tu y tu pareja y las juntas mirándose el uno al otro. Seguidamente, las introduces en saquito de tela roja y le pones un ajo macho en su interior.

Toma ahora el saquito entre tus manos y prende una vela blanca y una vela roja, pidiendo que la luz y la protección entren en esta pareja de forma que el amor siempre fluya entre ellos y nadie pueda hacerles daño. Medita a través del uso del YO SOY y realiza tus decretos de protección.

Cuando termines, déjalos al lado de la vela hasta que se consuma y finalmente, entiérralo todo en un lugar que de fruto, pidiendo que su amor y protección crezcan cada día.